d.gif




David era un pastor que Dios eligió para ser rey. Todos se rieron de él cuando decidió enfrentarse al gigante Goliat, puesto que ningún soldado se había atrevido. Vistieron a David con la ropa de un soldado, pero como no podía con ella, decidió luchar con lo que sabía: su honda y cinco piedras, que fue con lo que mató al gigante, y así se pudo casar con la hija del rey Saúl.







Daniel era un valiente que junto con tres de sus amigos decidió que iba a obedecer a Dios y no lo rey Nabucodonosor. Así que cuando todos le mandaron que se inclinará ante la estatua no lo hizo y sólo comía fruta. Fue castigado con sus amigos y lo metieron en un horno de fuego. Pero Dios lo cuidó, apareció un ángel y no se quemó nada de sus ropas ni de sus pelos.